25 años de Gameboy: Dos homenajes

A continuación, les ofrecemos las visiones de dos miembros de nuestro staff sobre el aniversario de la consola portátil que salió para comerse al mundo, hace ya 25 años.


 

 gb

Si sabemos que la querés…

Nació en 1990 en el mercado europeo, dado que 18 meses antes había salido en Japón, diseñada por Gunpei Yokoi. Decir que fue el buque insignia y una de las mas exitosas consolas portátiles de la historia sería estar cayendo en un pozo común. Pero es verdad, a lo largo de su historia y con ediciones y reediciones ha alcanzado un total de más de 200 millones de ventas desde principios de los 90.

Para que se den una idea, el éxito arrollador de la DS solo llegó a 90 millones.

Diseñada para revolucionar el mercado, dado que los proyectos anteriores de la competencia como Atari, Sega y Jaguar eran de todo menos portátiles y exitosos, surgió de la idea de llevar las grandes experiencias de NES y Super Nintendo a cualquier lugar, en cualquier momento.

Teniendo unas especificaciones técnicas que hoy a la fecha las encontramos en cualquier calculadora Casio (bueno, no tan así), la misma tenia una versión modificada del CPU Z80 de 8 bits (Si 8 bits de pura magia), una RAM de 8kb de SRAM (Si 8KB de pura magia) al igual que VRAM, tonalidades de 4 grises (bueno todo no podía ser), sonido de 4 canales, puerto de serie y alimentación de 4 pilas AA. Si 4 pilas AA, a comparación de la Game Gear que llevaba 6 pilas AA.
Un dato curioso es el hecho de que los chip de sonido son usados hoy en día para la creación música llamada NintendoCore.

Pero mas allá de su diseño ultra sencillo y eficaz, con una cruceta de 4 direcciones, botones A y B, select y start (los extrañamos chicos) y su hardware increíble para esa época (más allá de la pantalla de colores come-pilas de la Game Gear, su mayor competencia), lo mas increíble, memorable, envidiable (te veo de reojo Vita) es sencillamente la cantidad BESTIAL de software que poseía y posee al día de la fecha.
Cientos, NO!!, Miles de títulos han pasado por esta consola, clásicos indiscutibles como Shinobi, Mario, Metroid, Zelda, Wario, Donkey Kong y Tetris (considerado por la industria como el mejor combo de lanzamiento de la historia). Pokemon nació en esta plataforma y se convirtió en el mega éxito que es hoy siendo Pikachu la mascota oficial del seleccionado de Fútbol Japones, etc.

Tuvo muchos contendientes, hubo peleas titánicas y muy agresivas con Sega y su Game Gear, pero en cada reversión, en cada lanzamiento, la familia Gameboy tenía algo que ninguno de sus competidores podía formar. Todos, absolutamente todos los juegos y todas las consolas eran retrocompatibles, cuestión que fue piedra fundamental de Nintendo hasta el día de hoy con su Wii U (en forma de tienda virtual, claro está).
Entre las reversiones mas exitosas están la GameBoy Color, la GameBoy Advance (si justo como el emulador que tenes en tu PC) y en 2005 la ultima edición llamada simplemente GameBoy Micro.

Ni hablar de la cantidad extra de accesorios que iban desde lo genial (el Cable Link para las partidas multijugador en un pseudo-LAN) hasta lo gracioso (como la Lupa para agrandar la pantalla y el GB Printer y la GB Cam, uno para imprimir las imágenes que el otro sacaba).

Eso le daba a una consola salida hace 2 meses el increíble catalogo que cosechó su antecesora durante años. Una estrategia fenomenal, increíble y lógica que ninguno de sus competidores ha podido implementar de forma exitosa.

Podrían decirse mil cosas mas de esta maravilla técnica y popular, ya dejó de ser solo para el nicho, y se convirtió en un objeto cultural, parte del legado de la humanidad, un objeto el cual se lo ve con respeto, admiración y sobre todo con una sonrisa en la cara.

Feliz aniversario GameBoy, Gracias por tanto.

por Nicolás Herrera


 

“25 años desde el lanzamiento del primer Game Boy.” Vi esa frase repetidas veces en la internet estos últimos días. Lo único que venía a mi mente cada vez que la leía era “¡Cuánto tiempo!”. Sin embargo, durante un aburrido viaje en colectivo que tuve esta mañana, me puse a pensar más en el asunto. Sí, me hacía falta un Game Boy, tuve uno alguna vez, pero nuestros caminos se separaron.

Y realmente me sorprendo por varias cosas. Pasadas y presentes.

Reflexiono y pienso en lo increíble que fue esta consola para su época. Me cuesta creer que ya en 1989 existiese una consola portátil con cartuchos intercambiables. Y que cuyos juegos no fueran meramente una excusa para matar el rato en un viaje largo, como los de las Game & Watch, extremadamente limitados en gráficos, sonido y, sobre todo, jugabilidad. No, este Game Boy tenía juegos que, en el apartado jugable, no tenían nada que envidiarle a sus hermanos mayores en las consolas hogareñas. Por si no se entendió, 1989.

Hubo portátiles antes. Las ya nombradas Game & Watch, junto a otras tantas. Pero esas eran “juguetes”. Acá ya estábamos hablando de “consola portátil”. Una consola que no vendió únicamente por su premisa, sino por su catálogo de juegos. El Game Boy venía en su lanzamiento con el legendario Tetris (¿hace falta explicar algo acá?) y posteriormente se incluyeron a su catálogo varias versiones de juegos de consola. Sin embargo, los pesos pesados eran los títulos exclusivos: la saga Super Mario Land y su derivada Wario Land, Final Fantasy Legend, Metroid 2: Return of Samus, Legend of Zelda: Link’s Awakening, la primera aparición de Kirby… Juegos que si bien, en su mayoría, pertenecían a sagas ya conocidas, brillaban por mérito propio y eran inexistentes en las consolas hogareñas. De repente deseabas tener un Game Boy no sólo por la premisa: querías la consola por sus juegos, esos juegos que no podías jugar en tu Super Nintendo/Sega Genesis/etc.

Esto quedó más claro que nunca con la aparición de la saga Pokémon. No había experiencia remotamente parecida en una consola hogareña. Lanzado en occidente nueve años luego del lanzamiento original de la consola (NUEVE AÑOS!!!) fue el segundo título más vendido de la misma (detrás del Tetris, claro). Y viéndolo en retrospectiva, este juego, con sus mecánicas de batalla e intercambio, podría ser considerado una de las primeras “experiencias sociales” en los videojuegos. En Pokémon, uno de los objetivos (opcional, pero enormemente gratificante) era obtener a las 150 criaturas diferentes para completar la Pokedex. Algunas de ellas solo se podían obtener intercambiándolas con jugadores de otras versiones del juego, a través del Cable Link del Game Boy, por lo cual se hacía necesario encontrar a otro usuario de Game Boy con el juego. Todo esto mucho tiempo antes de que las consolas tuvieran conexión con Internet y de la explosión masiva de las redes sociales.

El tiempo fue pasando y se lanzaron distintas revisiones de la consola. Las más destacables: la Game Boy Color, con su pantalla a color (duh), y la Game Boy Advance, con la cual mejoró muchísimo la calidad de los juegos en todo aspecto, llegando a versiones portátiles de juegos de Super Nintendo o incluso de la primer Play Station, como Rayman o Tekken. Hasta ese momento, el Game Boy era ya parte de la cultura popular. Alguien que no estuviera metido en el mundo de las consolas portátiles veía una Game Gear, una Atari Lynx o una Neo Geo Pocket y le decía “Game Boy”.

Luego Nintendo dejó de usar ese nombre, y llegaron la Nintendo DS y la 3DS, siguiendo la misma fórmula, pero aprovechando las nuevas tecnologías. Y es en este punto en el que me pongo a pensar sobre cómo han cambiado las cosas.

Ya las consolas portátiles no tienen el mismo peso que han tenido en la década pasada, gracias al avance de los teléfonos celulares y las Tablets. Pero, ¿quiere decir esto que han sido reemplazadas? No totalmente. Tal vez para el sector más casual, un celular de última generación sea mucho más práctico que una consola portátil. Pero muchos de los juegos hechos más conocidos para estas plataformas están pensados de otra manera. Apuntan a una experiencia rápida, fugaz, sencilla. Como las antiguas Game & Watch. Pero con rankings online y microtransacciones. Para el jugador que quiera una experiencia más similar a la que tiene con sus consolas hogareñas, más profunda, las consolas portátiles siguen siendo una alternativa conveniente.

Sin embargo, tanto la Nintendo 3DS y la PSP Vita como las Tablets y los Smartphones le deben mucho a la Game Boy original. Sigo insistiendo en lo que dije al principio: fue un producto realmente revolucionario. Me cuesta creer que hace 25 años ya contábamos con esta maravilla.

Si tenés un Game Boy guardado en un cajón, sería una linda oportunidad para sacarla un rato y jugarte unos Tetris un rato. La gente tal vez te vaya a mirar raro por estar usando un ladrillo con botones. Sí, con botones. ¿Dónde está la pantalla táctil? ¿Qué clase de abominación de la prehistoria es esta?

Qué más da, ellos se lo pierden.

por El Poto