Imagen

En esta ocasión les traigo el último y tan esperado DLC Burial At Sea 2 del Bioshock Infinite. El final de una franquicia que ha sabido dar momentos tanto emotivos como de pura adrenalina. En el mismo encarnamos por primera vez el papel de Elizabeth, quien a mi parecer es un mágnifico NPC. Nuestra misión es rescatar a Sally, la pequeña convertida en Little Sister.

Al ser un DLC, este no obtiene su grandeza por su duración si no por el contenido en sí: el gameplay cambia de ser un FPS puro a ser más estratégico y el sigilo se convierte en el mejor amigo que puedes tener; los plásmidos sirven para escapar de ocasiones en las cuales depende tu vida ya que los enemigos son fuertes; y la variedad de los mismos es mínima pero cumplen con los requisitos ya que en la franquicia justamente ese no es su punto fuerte. El guión, está muy bien logrado: en este se explican sucesos anteriores, como todo lo ocurrido en Columbia y Rapture. Gracias a esto podes llegar a entender situaciones que ocurrieron en la primera, las cuales habían quedado inconclusas. Te mantiene espectante del desarrollo de la trama y de qué manera saldrá adelante Elizabeth de todos los peligros que conllevan su misión.

El arsenal disponible en esta ocasión cuenta como de costumbre con los plásmidos, los cuales tienen un nuevo integrante que permitirá a Elizabeth ser invisible por un tiempo y así asestar golpes a enemigos que serán necesario derrotarlos para salir adelante en el camino que debe tomar. También se une la letal ballesta con sus 3 tipos de munición, recordando viejas épocas en títulos anteriores. Aunque teniendo todo esto no creas que te será muy fácil escapar de los Splicers, los cuales siempre están alertas a cualquier ruido, lo que cancelará instantáneamente tu estrategia.

Gráficamente, Burial at Sea 2 ha sabido desplegar de manera fascinante el mundo de Rapture, los detalles y colores son más nítidos. Cabe recalcar el diseño de Elizabeth, el cual es bastante agradable. Su banda sonora también es respetable; sabe impactar en los momentos necesarios como también mantener la tranquilidad, todo muy bien logrado.

Retomando al gameplay, algo que había causado muchas molestias en el Bioshock Infinite, a pesar de que ha cambiado mucho no deja de ser a la vez un poco fácil. Hay que comprender que la IA del juego es bastante inútil por momentos, lo mismo que ocurría en Infinite, pero que ha mejorado un poco, lo ha hecho.

Tomando un poco la historia, al tomar el papel de Elizabeth luego de lo ocurrido en el episodio 1, te encuentras con Atlas, lo cual implica que tendrás que realizar ciertas tareas para él con el fin de encontrar a Sally. Bajo esta premisa nos encaminamos en un ambiente oscuro y peligroso.

En lo personal, en referencia a este DLC podría decir que se convierte en un final digno de la franquicia, con la emotividad necesaria para el fin de la era Bioshock.

Imagen

Por Federico Gartenbank

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here