Evento: BAX (Buenos Aires Extremo)

Ayer, a las 12:30 me encontraba en la estación de tren de Morón, esperando a unos amigos para empezar una travesía hasta el Parque Deportivo Costanera Norte. Después de vueltas por Liniers, por Costanera Sur (si, nos confundimos de bondi), de seguir gente que pensamos que iba para el mismo lado que nosotros pero no, y de preguntarle a 500 personas como ir al lugar, llegamos a eso de las 15:30.

Llegamos, nos compramos un chori en Costanera y entramos al Parque. El lugar es muy amplio, es un Skate Park muy copado para ser gratuito, caminos bien hechos y rampas para todos los gustos, aparte de bastantes espacios libres para tirarse al pasto y que te morfen los mosquitos. Por supuesto también había un escenario, un tanto raro, muy muy angosto y alto, muy feo la verdad.

baxextremocompleto980_2

Durante todo el día hubo concursos de Skate y BMX, pasando música y un chaboncito animando. Tocaron varias bandas desde temprano, a las que, por razones de que el viaje se nos hizo largo, no pude ver. A las 17 cayeron unos raperos llamados Jesús Vázquez, Guapone, Under Mc y Orion XL. Hicieron freestyle y le pusieron onda a la cosa, a pesar de que la mayoría del público no era de ese estilo.

Después, a las 19 arrancó el plato fuerte del evento: Melian. “¿Quién chota son Melian?” Estarás diciendo. Melian es una banda de post-hardcore que arrancó hace 6 años y ahora está pegándola zarpado, música para armar quilombo. Nunca había ido a un recital de estos flacos y no sabía que el público no hace pogo normal, sino que hacen algo llamado Hardcore Dancing. El hardcore dancing consta en, básicamente, pegarle a unos ninja invisibles que te quieren matar, como ven en este video:

 

O más fácil, este gif:

C0A0110A8

En fin, el baile ese me hizo el día, morí de risa pero ojo que te metías ahí y terminabas molido a palos. En cuanto a la banda, sonó bien y te ibas con los temas pegados. Lo único que tuvo de malo fue que, los guardas que te levantaban hasta la vaya te tiraban para adentro de vuelta, si uno se sentía mal se tenía que joder y comer algunas trompadas para poder salir.

B3NrFj-IgAAQtlB

El recital terminó y nos tocó volver, lo que fue la muerte porque los bondis no paraban al ver tanta gente. Tuvimos que patear algunas cuadras para que nos parara un bondi, pero fue un bajón perder tanto tiempo.

Pero si nos abstenemos a lo que fue el evento y su organización, fue excelente. Había una cantidad ridícula de baños, los precios del morfi y la bebida eran adecuados, se podía salir y entrar cuantas veces te pinte. También había mucho control en cuanto al alcohol y no vi a ningún borracho armando bardo ni nada. En fin, fue un buen evento.

Por Matías Sconza.