Crítica: Whiplash: Música y Obsesión

Mirála. YA.

Escrito Por Axl “Rust” Bosso.

Okey, en el staff me dicen que no puedo ser tan escueto, que no me haga el pelotudo. Así que vamos a ir por partes, pero desde ya que esta obra es increíble y que merece todas las nominaciones a los Oscars que tuvo. No sé si decir que merece ganarlas, ya que todavía tengo que ver a todas las nominadas, pero si gana no me enojo. Para nada.

WHIPLASH

Whiplash (no confundir con la joya de Metallica) trata sobre la vida de Andrew, un pibe interpretado por Miles Teller, actor que se hizo conocido por varios roles, como haber actuado en Divergente o Proyecto X, entre otras. Este muchacho es batero de corazón y estudia en la mejor institución de música dentro de su país. Una noche lo escucha el profesor Fletcher (interpreado por J.K. Simmons, largo curriculum) y luego le va a pedir que se una a su banda, la cual es la más importante del edificio y es la que va y compite contra otras en competencias.

Hasta acá todo muy simple, pero es cuando empezamos a conocer a los personajes que nos damos cuenta el GRAN laburo que hay detrás de todo esto. Andrew es un pibe con problemas para socializarse, hecho que vamos a ver reflejado bien claro en escenas que comparte con su padre y conocidos (digo sólo “padre” porque la madre lo abandonó), con compañeros en el instituto y con una chica que le gusta y trata de “conquistar” (al menos en un principio). Él tiene un objetivo muy claro en su cabeza y es ser el mejor baterista posible, convertirse en alguien mítico como Buddy Rich (músico real eh, esperá muchas referencias al mundo del Jazz). Poco a poco se va obsesionando hasta ir dejando todo lo que no sea la música (incluídas sus relaciones sociales) a un plano insignificante e irrelevante. Vemos inclusive como practica hasta sangrar y lastimarse seriamente las manos, y seguir igual, sin importar qué pase.

whiplash-indie-movie

Y un gran potenciador de esta obsesión es el personaje de Fletcher. Este hombre es un profesor, pero no es cualquier profesor. Tiene métodos de “cuestionable” ética y moral. Es como los clásicos profesores “forros/soretes/insertá-lo-que-quieras-acá” que te pudiste haber cruzado en el colegio, la facultad, en cursos, etc. y que te hicieron pasar malos momentos, te hicieron la vida imposible y demás. Pero quizás, a diferencia de esos profesores, Fletcher no degrada a sus alumnos para sentirse mejor él o solo por mero entretenimiento personal (aunque probablemente disfrute sus “torturas”). Él lo hace con el objetivo de sacarle todo el jugo a sus músicos y llevarlos a su límite. Y si tiene que gritarles, arrojarles cosas, hacerlos llorar o hacerlos sentirses una mierda, perfecto. No le va a temblar el pulso, para nada.  Todo sea para buscar la perfección en su banda.

WHIPLASH

La verdad no le encontré ningun defecto importante a esta película. No digo que sea perfecta, porque si nos ponemos en forros podemos criticar cierto “realismo” en cierta escena que no pienso spoilear, y siguiendo esa línea, seguro encontramos boludeces por ahí. Pero para mí, es lo más perfecta que puede ser dentro de lo que ofrece: no le sacaría ni le cambiaría ninguna escena. Creo que todo está perfectamente realizado para engancharte todo el tiempo que dura el film y no hay absolutamente nada que sobre, todo es directo y toda escena tiene un motivo y razón de ser, suma a la totalidad. Un sublime laburo del señor director Damien Chazelle (esta es su primera importante película).

Mención aparte a todo el trabajo de la musicalización (el tema “Whiplash” es genial , como toda la OST). Suma bastante saber que varios de los miembros de la banda de Fletcher no son actores en realidad, sino músicos profesionales. Es más, el 90% de lo que hace Andrew con la bateria es realmente el actor haciendo eso: Miles toca la bateria por su cuenta desde los 15 años.

miles-teller-10
Para ir concluyendo este intento de crítica, quiero hablar un poco sobre lo que provoca la obra y como le pega al espectador. Si no sos amante de la música, sos de tenerla en segundo plano (hay cosas mucho más importante para vos), es probable que la película te guste pero no sea la gran cosa para vos. En cambio, si tu interés por este arte es mayor (en especial con respecto al Jazz) o incluso sos un músico o “algo así” (como el que está escribiendo esto que estás leyendo), el impacto que produce la película es MUY chocante y abrasador, ni hablar de los últimos minutos.

No me considero ni en pedo un músico del calibre de los que participan acá, ni ninguno de los profesores que tuve en mi vida fue un Fletcher, pero es inevitable que me vea reflejado en las escenas de práctica, de frustración y todo ese deseo de llevarse a todo y a todos por delante, que a lo lejos parece irreal pero Andrew, siendo fiel a sus convicciones, perdiendo mucho en el medio y teniendo el objetivo claro en mente, trata de demostrarte que se puede. O al menos vale la pena el intento.

Whiplash-4

Escrito por Axl “Rust” Bosso.

  • Diego N. Argüello

    Muy buena nota. La verdad es que como dijiste, no hay casi nada para criticarle. La película engancha desde principio a fin, y se hace mucho más disfrutable si sos un amante de la música.